miércoles, 4 de mayo de 2016

Viajar es una brutalidad, decía Cesare Pavese

“Traveling is a brutality. It forces you to trust strangers and to lose sight of all that familiar comfort of home and friends. You are constantly off balance. Nothing is yours except the essential things – air, sleep, dreams, the sea, the sky – all things tending towards the eternal or what we imagine of it.” Cesare Pavese
Pero precisamente por eso lo hacemos. Para sentirnos vivos.

Diría que estamos obligados a hacerlo aunque no queramos.

Al final en la vida todos somos expatriados de la única nación verdadera del hombre que es la infancia.

Y no olvidemos tampoco que el turista no viaja, sino que consume una experiencia empacada por la industria del ramo. El viaje requiere una cierta dosis de incertidumbre, de imprevisión, de azar, lo que da espacio y tiempo tanto como para el desastre como para lo maravilloso e inesperado.

Esto es justo lo que hacen Mark y Betsy, viajeros lentos. Extranjeros por vocación, expatriados de todos los lugares que alguna vez llamaron casa.

¿Pero es que acaso exista verdaderamente una forma más rápida de viajar?

Lean su libro y lo descubrirán:

Disqus for Si por casualidad, un día

Últimas entradas

Entradas populares

Etiquetas